Buscan campesinos no morir de hambre

Tecomatlán, Puebla.- La temporada de ciruela y mango ha llegado en la región mixteca; solares y huertos con varios árboles que se encuentran a las márgenes del río Mixteco están llenos de fruto y los campesinos se apresuran a hacer las cosechas necesarias para su venta; el mango criollo que por años se ha adaptado bien al clima y la región, tiene un sabor intenso, fruta de buen tamaño y su presentación es bastante apetitosa, mientras que la ciruela con un sabor agridulce compite con las mejores frutas exóticas del mundo, sin embargo, a diferencia de otros años, los campesinos no encuentran compradores. Los mercados y tianguis de la región están cerrados y no hay compradores pues la terrible pandemia que afecta a la población ha generado la prohibición de salir a las plazas públicas a hacer su venta. 

1

Varias decenas de campesinos llegada la temporada esperaban recabar algo de dinero para sobrevivir, sin embargo no hay venta, por lo tanto, tampoco hay dinero que les ayude a sortear la situación que se vive. Históricamente el campesino de esta región pasa hambre, pues vive en un ecosistema en el que llueve escasamente, la tierra tiene pocos nutrientes lo que genera una cosecha poco abundante y difícilmente alcanza para la subsistencia. 

La precaria situación se agrava con las medidas que implantó el gobierno al cerrar los espacios en donde pudieran comerciar su fruto, ahora, el pueblo está pidiendo apoyo de despensas para sortear la situación, necesitan urgentemente víveres o de lo contrario saldrán a las calles a buscar empleo lo que generaría una situación caótica lo que podría agravar el panorama de la región, futuro incierto que no se le ve salida pues las autoridades estatales y federales no han enviado la ayuda que prometen en sus conferencias, así que desde este espacio, seguimos pidiendo a las autoridades competentes la urgente necesidad de abastecer de despensas alimenticias que evite que el pueblo muera de hambre.

Por